Robótica para Niños en Arequipa: Videojuegos: ¿un regalo educativo?

lunes, 3 de enero de 2011

Videojuegos: ¿un regalo educativo?

Además de entretener y divertir, los juegos digitales pueden ayudar a los escolares a desarrollar determinadas habilidades y capacidades cognitivas

Hace unos años, las corrientes pedagógicas alertaban del sentido contraproducente del juego virtual. Sin embargo, los avances tecnológicos, los precios asequibles de las herramientas y, sobre todo, el desarrollo de propuestas educativas han convertido a los videojuegos en una opción adecuada para el ocio e, incluso, el aprendizaje.

La opción preferida
Con la Navidad llegan los regalos y las dudas. Optar por una bicicleta, patines o puzzles es una idea adecuada, pero a partir de los seis años, cada vez más niños esperan encontrar junto al patinete o el disfraz una consola, un videojuego o una herramienta que les introduzca en el ocio virtual. ¿Será bueno comprar a los niños estos regalos? La respuesta está condicionada por varios factores, pero tras una época en la que levantaron recelos, en la actualidad, diversos estudios avalan sus beneficios lúdicos y educativos.
Las estadísticas señalan que los videojuegos son la opción preferida por las personas que eligen o compran un juguete.
Esto revela que se ha superado el tiempo en el que jugar con "máquinas" levantaba sospechas o estaba relegado a personas excéntricas y solitarias. Incluso algunas ONG han promovido el desarrollo de videojuegos solidarios que fomentan buenos valores.

La era digital y educativa
Hoy en día, las propuestas más populares de videojuegos se alejan ya de los juegos cargados de violencia, donde primaba la lucha, los estereotipos de género y el terror. Si bien estos todavía tienen seguidores, en su mayoría adultos, los padres tienen ante sí multitud de alternativas coherentes con su responsabilidad educativa. Es el momento de los juegos digitales que ofrecen entretenimiento y diversión, pero además enseñan e ilustran.
Los nuevos videojuegos de la era digital animan a practicar ejercicios y a estimular la memoria, el cálculo, los conocimientos, la intuición y la velocidad de respuesta. Otros trasladan juegos de mesa tradicionales a las consolas, dan forma digital a los pasatiempos o retan a la construcción de puzzles y al cálculo de sudokus. En definitiva, buscan el ocio mediante las ventajas de las herramientas digitales, pero se alejan de las limitaciones de los juegos de plataforma y de lucha.

Una herramienta escolar
Un reciente estudio determina que la incorporación del videojuego en las plataformas de educación on line demostraría su eficacia pedagógica. Tras analizar el panorama actual y sus tendencias, el informe concluye que los videojuegos permiten a los escolares desarrollar habilidades como la atención visual y los tiempos de reacción y capacidades cognitivas como la percepción espacial o el pensamiento estratégico, la planificación y el ensayo de hipótesis.
Lo cierto es que las investigaciones más recientes destacan la utilidad de los videojuegos en la enseñanza. La flexibilidad (capacidad para pasar de una tarea a otra) y la inhibición conductual (capacidad para impedirse uno mismo hacer algo inoportuno), son algunas de las habilidades que se pueden desarrollar con estos juegos, que inciden de manera significativa en la regulación de los propios pensamientos y la conducta. Otras ventajas potenciales de los videojuegos son: la oportunidad de despertar la imaginación y explorar otros mundos, superar temores y desarrollar un sentido de la identidad.

Videojuegos en el aula
La Universidad de Alcalá y la UNED, en colaboración con Electronic Arts, han puesto en marcha en diferentes colegios públicos de Madrid el proyecto Videojuegos en el aula. Su objetivo es el aprendizaje de los niños a través de videojuegos con contenidos educativos. La plataforma estimula el trabajo en equipo con compañeros, profesores y padres, la comprensión del lenguaje de los sonidos y las imágenes o la distinción entre ficción y realidad.
Los escolares disponen de videojuegos de deportes y relacionados con la vida cotidiana, "muy útiles para potenciar ciertos aspectos como la importancia de la salud, la convivencia o las relaciones sociales". Otros, que tienen como protagonistas las mascotas, potencian el respeto y el cuidado de los animales, además de valores como la constancia, el sacrificio y la fuerza de voluntad.