Robótica para Niños en Arequipa: La mochila y la espalda de los niños

viernes, 25 de febrero de 2011

La mochila y la espalda de los niños

Las mochilas que los niños llevan cada día a clase no deben superar el 15% de su peso

Estamos a punto de comenzar el año escolar, y muchas familias tendrán que comprar una mochila nueva para los niños. El peso excesivo que la mayoría de escolares cargan en sus enormes mochilas y, por lo mismo, sobre sus hombros, está llevando a muchos niños a sufrir lesiones de espalda, debido al sobreesfuerzo y a la fatiga muscular. A la hora de comprar a tu hijo una mochila nueva considere el tamaño y el peso del niño. Según los expertos, las mochilas que los niños llevan cada día a clase no deben superar el 15% de su peso, para evitar problemas de espalda. Es más, los médicos recomiendan que el peso de la mochila sea 10% del peso del niño.

Para Avelino Ferrero, presidente del SERMEF (Servicio de Rehabilitación del Hospital Ramón y Cajal de Madrid), el problema no es la mochila sino el peso que lleva el niño en ella, y explica que el peso produce una gran tracción y presión sobre la musculatura y las articulaciones, debido a la sobrecarga de la mochila. Ante esta situación, él recomienda que los padres hablen con los profesores para evitar llevar tanto material escolar a casa, a diario. En cuanto a las mochilas de ruedas que cuando salieron al mercado parecía ser una alternativa más adecuada, el especialista cree que tampoco es la solución más correcta visto que los niños tiran de ellas, produciendo así un aumento de la curva de atrás y provocando dolores de espalda. Lo ideal, según él, es que los niños no lleven más peso de lo recomendado.

Aparte de llevar el peso recomendado por los especialistas, los niños deben:
  • usar mochilas con correas anchas y acolchadas, y con respaldo acolchado;
  • usar mochilas con ajustes firmes, procurando mantener la bolsa a unos 5 cm arriba de su cintura;
  • llevar siempre la mochila por las dos correas y jamás por una sólo, para no sobrecargar uno de los hombros.
  • practicar algún deporte o ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda.
  • organizar la mochila poniendo los libros más pesados cerca y pegados a la espalda, y manteniendo cada cosa en su lugar.
  • optar por llevar mochilas con ruedas.
  • mantener la columna recta, y no curvada, para llevar la mochila con ruedas.
  • en el caso de que haya mucho material, llevar parte del peso en las manos.
  • limitar el peso del contenido y evitar transportar cargas inútiles. Si la mochila es muy pesada, el niño se ve obligado a arquear hacia delante la columna vertebral o a flexionar hacia delante la cabeza y el tronco para compensar el peso.
  • utilizar las dos manos para coger la mochila, doblar las rodillas e inclinarse para levantarla.
  • no transportar la mochila con mucho peso por más de 15 minutos.

En este sentido la fiscalización de los padres es esencial y más que necesaria. Y la colaboración de los profesores también.

Quite el peso de la espalda
El exceso de peso en las mochilas es un grave problema, porque genera consecuencias irreversibles y a largo plazo para los niños. Puede provocar: desde una escoliosis infantil, hasta una cifosis o una artrosis precoz, además de la mala postura. Puede, en algunos casos, impedir el crecimiento de los huesos de los niños.
El presidente de la Fundación, el doctor Francisco Kovacs, advierte que otro de los factores a tener en cuenta es la actividad física. Resalta que el sedentarismo es malo y hace hincapié a que los niños deben desarrollar una actividad física o deporte de forma regular y adecuada, y evitar estar todo el día sentado. Aparte de eso, se debe observar si el mobiliario escolar es adecuado a la altura que tenga el niño, para evitar la mala postura que es otro factor que perjudica a la espalda de los niños.