Robótica en Arequipa - Grupo Educativa: Aprender a cuidar los dientes y la boca de sus hijos

miércoles, 25 de mayo de 2011

Aprender a cuidar los dientes y la boca de sus hijos


La higiene bucal es uno de los aspectos relacionados con la salud en que más podemos incidir los padres para prevenir y conseguir que nuestros hijos adquieran determinados hábitos que les van a beneficiar, lo es junto con la nutrición, la seguridad vial o la protección de la piel frente a los rayos del sol. Se sabe que unos cuidados deficientes en la infancia (tras la salida de las piezas dentales definitivas) pueden ocasionar muchos trastornos en la edad adulta.
No se sabe si es posible prevenir completamente la aparición de caries mediante un buen cepillado y una alimentación saludable. Algunos odontólogos dicen que la aparición de las caries puede ser debido a un factor hereditario. También se afirma que la morfología y la composición de los dientes podría influir, de hecho los niños poseen un esmalte dental más inmaduro. Sin embargo sean cuales sean las causas, los padres debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos por la salud de nuestros hijos.
Como sabemos la placa dental se pega a los dientes y atrae a las bacterias y al azúcar, la combinación de estos dos elementos provoca ácidos que estropean el esmalte y provocan agujeros en los dientes y muelas, a estos les llamamos caries. El problema incipiente puede hacerse más grande puesto que puede originar infecciones que lleguen al hueso, gingivitis, etc.
Como padres queremos que se laven bien los dientes y la lengua, pero también que sean capaces de mantener el hábito cuando (dentro de unos años) ya no tengamos que estar tan pendientes. Evitemos en la medida de lo posible alimentos dañinos como pueden ser azúcares refinados, por la misma razón. La alimentación es determinante: intentar que coman productos frescos, abundantes frutas y verduras, y no recurrir a bebidas azucaradas y muchos dulces será también un factor de prevención.
El momento más crucial para lavarse los dientes es por la noche, si no lo hacemos entonces, la boca acumulará durante muchas horas restos de alimentos y las bacterias tendrán más tiempo para actuar. Por la noche y después del desayuno parecen las ocasiones en las que no nos debemos descuidar de cepillar los dientes.
Los dientes deben cepillarse siempre desde dentro hacia afuera, no nos olvidemos de la cara interna ni de los dientes laterales (los premolares). Con las muelas seremos también muy cuidadosos especialmente cuando alrededor de los 6 años empiecen a salirles los molares definitivos (estos ya son para siempre). Si utilizamos seda interdental llegaremos a todos los espacios.
Por último acuérdense de visitar al dentista con sus hijos al menos una vez al año, y de seleccionar un buen profesional que sea comprensivo, esté dispuesto a resolver dudas y sepa comunicarse bien con los pequeños. A él o ella podrán consultarle sobre el cepillo a utilizar, si son necesarios los enjuagues con fluor y otros aspectos que les interesen, es una buena experiencia educativa para todos.