Robótica en Arequipa - Grupo Educativa: Cómo se comporta un niño con hiperactividad en las distintas etapas de su vida

domingo, 29 de mayo de 2011

Cómo se comporta un niño con hiperactividad en las distintas etapas de su vida


Etapa Preescolar 4 a 6 años

Comienzan a surgir las características que en el futuro serán las más comunes de estos niños: son inquietos, impulsivos, desobedientes, les cuesta mantener la atención, no respetan turnos durante el juego o de habla y pueden ser agresivos. Es muy distraído, pareciera no escuchar lo que se le pide. En esta etapa, el juego del niño hiperactivo es muy característico. Por un lado, no saben jugar solos, ya que comienzan a usar el juguete más novedoso pero luego lo dejan de lado para tomar uno distinto. Si juegan en grupo, no admite perder, no siguen las reglas del juego por lo que son rechazados por hermanos, parientes y amigos.

7 a 12 años

Ya en la educación básica, el niño con hiperactividad pasa a tener un rol importante en la clase. Es el típico niño al que le están llamando constantemente la atención, tienen serias dificultades del aprendizaje y generalmente está solo. Es catalogado como “un mal alumno” y flojo, por lo que en algunas ocasiones profesores y padres, pensando que el mal rendimiento es a causa de una inmadurez sugieren la repitencia del menor. Lo que en realidad no va a mejorar la situación, sino que por el contrario, la va a empeorar pues afectará su autoestima lo que como consecuencia a influir en que el rendimiento siga disminuyendo.

La relación con sus pares sigue siendo mala, pues es rechazado. En otras ocasiones sucede al contrario, es amigos de todos pues es visto como el líder de la clase, ya que todos sus actos son vistos como hazañas por sus compañeros o bien es visto como el payaso, “el que nos hace reír a todos”.

Todas estas características generan en el menor sentimientos y estados de inseguridad, frustración e insatisfacción. Aparentemente se ven felices, como si toda la situación no les afectara, pero en realidad mienten para ganarse la probación y respeto de todos quienes le rodean.

Adolescencia

La relación con sus padres y adultos en general empeora notablemente. Discute más con ellos, es más desafiante y rebelde. Su rendimiento académico desciende notablemente y pareciera no importarle realmente. Todo esto va a afectar considerablemente su autoestima haciéndola cada vez más negativa.

Son niños más susceptibles a tomar peligros debido a su impulsividad y como una manera de llamar la atención frente a sus pares. De esta manera son tentados por el alcohol u otra adicción a drogas de cualquier tipo, las experiencia sexuales tempranas y sin protección debido a que aún no tienen la madurez suficiente para integrar en su vida el acto sexual, toman riesgos innecesarios lo que puede traer como consecuencia accidentes de tráfico debido a sus imprudencias y rebeldía, etc.

Éstas son sólo algunas características del niño hiperactivo durante su desarrollo de la infancia hasta la adultez. Si bien en un comienzo parecen ser inofensivas y uno, como padre, cree que con el tiempo y la educación suficiente irán desapareciendo, si el niño con hiperactividad no es diagnosticado a tiempo, tendremos a un adolescente impulsivo, arriesgado que incluso puede llegar a poner su vida en juego. Entonces, ¿qué pueden hacer los padres para que esto no suceda? Acercarse tempranamente a los especialistas adecuados (psicólogos, psiquiatras, psicopedagogos) que le puedan brindar ayuda a su hijo y a ellos mismo para que prontamente tenga un buen paso por su colegio y por la vida.