Robótica para Niños en Arequipa: Enseñar la virtud del orden a los niños

miércoles, 6 de julio de 2011

Enseñar la virtud del orden a los niños

Una virtud que debe cultivarse desde niños es el orden, pues es a temprana edad cuando los hábitos se forman

Expertos opinan que si esperamos mucho tiempo para crear en nuestros hijos el hábito del orden, corremos el riesgo de que la tarea se torne más difícil o quizá nunca lo consigamos y como resultado tendremos un hijo con dificultades para establecer un orden en sus estudios, en su trabajo y en su propia vida.

Aprender a ser ordenado tiene muchos beneficios tanto para ellos como para la armonía familiar. Recordemos que el orden hace la vida más agradable, desarrolla en los niños el dominio propio y les enseña a luchar contra la negligencia y el abandono. Es un hábito que debe practicarse con constancia y como padres debemos despertar en nuestros hijos el amor al orden.

Acá te damos unas pequeñas sugerencias para lograr que tus niños mantengan su habitación en orden y evitar así que se convierta en motivo de discusión y lucha constante.
  • Predica con el ejemplo. Recuerda el dicho: “padres ordenados, niños ordenados”. 
  • Establece normas claras. Es importante que el momento en que los niños deban ordenar su habitación se haga bajo las mismas circunstancias, es decir, antes de bañarse, antes de acostarse, etc., esto les ayudará a saber en qué momento deben empezar con la tarea.
  • Cada vez que se presente la oportunidad, muéstrales las ventajas de tener ordenada su habitación y sus objetos personales. Enfatiza lo agradable que resulta encontrar los objetos a ojos cerrados, en lugar de tener que darle vuelta a todo para localizarlos.

Con tus hijos más pequeños puedes echar mano de las siguientes recomendaciones:
  • Coloca siempre en el mismo lugar los juguetes, para que el niño identifique con claridad donde va cada uno. Verás que habituarlos a colocar sus objetos personales en el mismo lugar no es tan difícil.
  • Desde muy pequeños trabaja con ellos el hábito de guardar los juguetes todos los días, cuando hayan finalizado de jugar.
  • Recompensa su buen comportamiento. Puede ser con algo o material o con unas palabras de felicitación.
  • Utiliza juegos que los motiven a recoger sus juguetes, por ejemplo puedes preguntarles ¿Quién recogerá más piezas amarillas? o ¿Cuántos juguetes pueden recoger mientras cuentas hasta diez?, etc.
  • Consigue una caja o cesta para los juguetes pequeños o las piezas perdidas.

Fuente: dinosaurio.com