Robótica en Arequipa - Grupo Educativa: Niños más inteligentes

martes, 13 de diciembre de 2011

Niños más inteligentes


Sabemos que las sociedades del futuro serán más complejas e interdependientes y que precisan de personas más inteligentes para desenvolverse en un mundo con un contexto absolutamente tecnologizado. De este modo, nuestros niños tienen la necesidad de incrementar su potencial de inteligencia para adaptarse beneficiosamente a las nuevas sociedades y poder desarrollar una vida profesional y personal con competencia.

No cabe duda que los niños y jóvenes necesitan incrementar su potencial intelectual para actuar con diligencias en las sociedades del conocimiento. Y sobre este asunto, leo en THE CREATIVITY POST un interesante informe sobre cómo incrementar la inteligencia que extracto a continuación, incidiendo en los aspectos que afectan a los niños y jóvenes.

Hasta hace poco se venía entendiendo, que disponemos de escaso control sobre la inteligencia, se pensaba que quedaba determinada por la genética en el momento del nacimiento. Se apreciaba que la inteligencia no se podía mejorar al menos no para crear un cambio duradero.

La investigadora Andrea Kuszewsk comenzó a trabajar como terapeuta de la conducta, en la formación de los niños del espectro autista. Y observó que estos niños tenían una variedad de discapacidades cognitivas. Su trabajo consistía en desarrollar las áreas de deficiencia para llegar lo más cerca posible al funcionamiento del mismo nivel de sus compañeros.

Conforme a sus métodos muchos niños hicieron crecer su inteligencia a pasos agigantados, y advierte que, si estos niños con graves impedimentos de aprendizaje podrían avanzar tan sorprendente, ¿por qué no puede una persona normal hacer ese tipo de ganancias? O incluso gana más, teniendo en cuenta que no tienen el desafío adicional de un trastorno del espectro autista.

Antes de avanzar es importante fijar que entendemos por inteligencia.

¿Qué es la "inteligencia"?

No estamos hablando sólo de incrementar el volumen de datos o bits de conocimiento que se puede acumular, o lo que se conoce como inteligencia cristalizada, no se trata de la fluidez o la memorización de la formación-que es casi lo contrario, en realidad. La autora habla de aumentar su inteligencia fluida, o su capacidad para aprender nueva información, retenerla, y luego utilizar ese conocimiento nuevo como base para resolver el siguiente problema, o aprender las nuevas habilidades que viene, y así sucesivamente.

Bajo el prisma de la inteligencia fluida, la autora construye cuatro axiomas:
  1. La inteligencia fluida es entrenable.
  2. El entrenamiento y sus consecuentes ganancias son dosis-dependientes, es decir, más entrenamiento más ganancia.
  3. Cualquier persona puede aumentar su capacidad cognitiva, no importa cuál sea su punto de partida.
  4. El efecto puede ser adquirido por el entrenamiento en tareas que no tienen nada que ver con las clásicas preguntas de test.

¿Cómo podemos poner en práctica esta investigación para el beneficio de la inteligencia de los niños?

La investigación define cinco elementos principales involucrados en el aumento de su inteligencia fluida, o la capacidad cognitiva.

1. Buscar la novedad.
2. Desafiarse a sí mismo
3. Pensar de manera creativa
4. Hacer las cosas de forma difícil.
5. Red

La autora recomienda hacer las cosas adoptando las cinco premisas, y garantiza que la capacidad máxima progresará intensamente, superando la que cada uno cree tener.

1. Buscar la novedad

Un elemento capital del desarrollo intelectual es el rasgo de la apertura a las nuevas experiencias. Las personas con altas tasas de apertura están en constante búsqueda de nueva información, nuevas actividades a realizar, nuevas cosas que aprender y nuevas experiencias en general.

Mientras se busca la novedad, muchas cosas están sucediendo. En primer lugar, va a crear nuevas conexiones sinápticas con cada nueva actividad que participa. Estas conexiones generan el aumento de la actividad neuronal, la creación de más conexiones y nutrirse de otras conexiones de aprendizaje.

Un área de interés en la investigación es la plasticidad neuronal como un factor en las diferencias individuales en inteligencia. La plasticidad se refiere a la cantidad de conexiones entre las neuronas, lo que afecta a las conexiones posteriores, y cómo de duraderas son las conexiones. Básicamente, esto significa que la cantidad de información nueva que son capaces de tomar, y si es capaz de retener, para hacer cambios permanentes en el cerebro.

Estar expuesto a cosas nuevas ayuda a preparar al cerebro a un estado de aprendizaje permanente.

La novedad también dispara la dopamina que no sólo activa la motivación, sino que estimula la neurogénesis, la creación de nuevas neuronas-y prepara su cerebro para el aprendizaje.

Buscar la novedad involucra a la mente a nuevos pensamientos, amplia los horizontes cognitivos, nos hace más inteligentes y nos hace adicto a los conocimientos.

2. Desafiarse a sí mismo

Con el fin de mantener en el cerebro las nuevas conexiones y mantenerlas activas, se necesita mantener una actividad que exija esfuerzo, tan pronto como se alcance el punto de dominio en el que se esté involucrado. Para avanzar intelectualmente debemos permanecer en estado de vigilia, en un  constante estado ansiedad leve que nos movilice e impida el conformismo.

Una vez que domine una de las actividades cognitivas se necesita pasar a una actividad desafiante.

3. Pensar de manera creativa.

Cuando hablamos de pensamiento creativo estamos hablando de la cognición creativa en sí, y lo que eso significa en cuanto al proceso que se desarrolla en el cerebro.

Contrariamente a la creencia popular, el pensamiento creativo no es igual a "pensar con el lado derecho de su cerebro". Se trata de la contratación de las dos mitades de su cerebro, no sólo la derecha. La cognición creativa consiste en el pensamiento divergente (una amplia gama de temas/sujetos), las asociaciones de ideas distanciadas, alternar entre el pensamiento convencional y no convencional (flexibilidad cognitiva), y la generación de ideas originales. Para realizar el pensamiento creativo se necesita el trabajo de los dos hemisferios derecho e izquierdo.

4. Hacer las cosas de la forma más difícil posible.

El cerebro necesita ejercicio. Si dejamos de usar sus habilidades (lógicas, espaciales, matemáticas.etc.) para resolver problemas, perdemos capacidades y competencias. Las tecnologías nos pueden ayudar a resolver múltiples facetas de nuestra vida, pero corremos el riesgo que anule nuestra capacidad de pensar y entrenar nuestras habilidades. Por encima de las tecnologías necesitamos realizar las actividades cotidianas de la forma más compleja y difícil posible para entrenar nuestro cerebro. Las comodidades que aportan las tecnologías son útiles pero cuando se usan en exceso, puede afectar a la habilidad en ese dominio.

La tecnología hace las cosas en la vida más fácil, más rápida, más eficiente, pero, a veces, nuestras habilidades cognitivas pueden sufrir como resultado de estos accesos directos, y nos hacen daño en el largo plazo. Debemos compatibilizar un uso selectivo de las tecnologías con la confianza en nuestro desarrollo cognitivo y nos abandonarnos a la dependencia tecnológica.

5. Red.

En red con otras personas, ya sea a través de redes sociales como Facebook o Twitter, o en cara a cara a través de interacciones que nos exponga a diversos tipos de situaciones.

Al exponernos a nuevas personas, ideas y entornos, nos estamos abriendo a nuevas oportunidades para el crecimiento cognitivo.

El aprendizaje queda asociado a exponernos a cosas nuevas y tomar información significativa y crear redes con otras personas. Queda acreditado que las redes son las respuestas a la búsqueda de situaciones nuevas, ideas, ambientes, y perspectivas. Hoy día es imprescindible conectarse a red para ser más inteligente. La red distribuye el beneficio a todos los conectados y promueve una nueva inteligencia colectiva.

En definitiva, y a modo de síntesis, para la autora ser inteligente es ser capaz de abordar un nuevo problema, reconocer sus componentes importantes, y resolverlo, y aprovechar ese conocimiento adquirido y la forma de solventar el problema para resolver un siguiente problema más complejo. Se trata de desarrollar la imaginación y la innovación, y aplicarla para hacer el mundo un lugar más habitable. Esta es la inteligencia valiosa en la Sociedad del Conocimiento y la que debemos de alentar.

Vía: infanciasociedadconocimiento.blogspot.com