Robótica en Arequipa - Grupo Educativa: 1/02/12 - 1/03/12

miércoles, 29 de febrero de 2012

¿Qué es la “Flipped Classroom”?


¿Cómo será la clase del futuro? O ¿Qué es la “flipped classroom”?

Un nuevo método de enseñanza está cambiando el modelo tradicional de clase. ¿Qué es la “flipped classroom” y por qué ahora?

Muchos educadores están experimentando con el modelo de “flipped classroom” o “clase del revés”.

¿Pero en qué consiste?

Esta técnica invierte los modelos tradicionales de enseñanza, dando instrucciones online desde fuera de la clase y trasladando los deberes dentro de la clase. El método tradicional representa al profesor como la persona que imparte la clase y manda deberes para el día siguiente. En el nuevo modelo el profesor permanece a un lado ejerciendo como guía y mientras que los alumnos trabajan en la clase. El modelo requiere que los alumnos vean los videos online en casa, en su propio espacio, en constante comunicación con otros alumnos y profesores mediante debates online. Es en la clase en donde los conceptos se afianzan con la ayuda del profesor.

La tecnología y las actividades de aprendizaje son dos componentes clave de este nuevo modelo. Ambos influencian el entorno de aprendizaje del estudiante de manera fundamental.

¿Cómo apareció?

Muchos factores influenciaron la creación y adopción del modelo de la “clase al revés”

Sin embargo dos innovadores jugaron un papel fundamental, los profesores Jonathan Bergman y Aarom Sams del instituto Woodland Park en Colorado, EE.UU. En el año 2007 descubrieron un software para grabar presentaciones en PowerPoint y publicaron las lecciones en internet para aquellos estudiantes que habían faltado a las clases. Las lecciones online se fueron ampliando y se propagaron rápidamente. Ambos profesores comenzaron a dar charlas a otros profesores sobre sus métodos de enseñanza así que el resto de profesores comenzaron a usar los videos online y vídeo podcasts para enseñar a los alumnos fuera del aula, reservando el tiempo de clase para ejercicios en grupo y ejercicios de revisión de conceptos.

¿Por qué se está llevando a cabo?

Por dos motivos, en primer lugar por las cifras alarmantes de abandono escolar, ya que 1.300.000 alumnos dejan los estudios cada año en EEUU. Y porque sólo el 69% de los estudiantes acaban los estudios. Y en segundo lugar por la posibilidad tecnológica de los videos online y del acceso de los estudiantes a la tecnología.

En un instituto de Detroit, se realizó de la siguiente forma:
  • Los profesores crearon 3 vídeos por semana de entre 5 a 7 minutos de duración
  • Los estudiantes vieron los vídeos desde casa
  • El tiempo de clase fue empleado para actividades en grupo para ilustrar los conceptos.

Así los estudiantes reciben un feedback instantáneo ya que los profesores tienen más tiempo para ayudar a los estudiantes y explicar los conceptos mas difíciles. Además los estudiantes no se sienten tan frustrados ya que trabajar en clase minimiza este problema. Los profesores revisan los conceptos que los estudiantes no comprenden ya que resuelven las cuestiones que plantean de forma individual y una vez en clase apoyan a los alumnos que no tengan acceso a internet o carezcan de la ayuda de sus padres en casa.

Vía: knewton.com

Las 7 claves para reducir el estrés del regreso a clases


Los niños pueden verse enfrentados a un fuerte estrés cuando deben volver a clases, aquí les explicamos cómo ayudarlos a evitarlo.

El regreso a clases puede ser un momento de gran estrés y presión para los niños. La gran cantidad de horas que pasan en clases, más las exigencias de rendimiento y logros que los padres y familia en general esperan, muchas veces hace que los niños enfrenten el ingreso a clases sin ánimo o entusiasmo.

Para evitar esta situación te presentamos 7 claves para practicar con tus hijos:
  1. Conversar con tu hijo sobre lo que piensa de su regreso a clases.
  2. Poner metas para el año, en cuanto a logros y rendimiento que sean reales para tu hijo (teniendo en cuenta los resultados del año anterior) y ofrecer  incentivos tangibles para los niños por logros de corto plazo.
  3. Dejarles en claro, que estarás siempre a su lado apoyándolo para cumplir con las metas, es decir que son un equipo para el logro de los objetivos.
  4. Resaltar los momentos buenos vividos durante el año escolar que ya pasó.
  5. Poner énfasis en sus amigos, reencuentro.
  6. Comenzar unos días  antes del ingreso a clases, con el proceso de acomodación de horarios, así la primera semana de clases no se hará tan pesada.
  7. Tratar que durante la primera semana de clases se haga alguna actividad para dar la bienvenida al nuevo año escolar, celebrando que tu hijo está un año más grande y que confían en que tendrá logros importantes.

Todos estos pasos harán que tu hijo vea el regreso a clases de una manera diferente, con alegría y con la seguridad que tiene padres que confían en sus capacidades y que están comprometidos con él, para el logro de sus metas.

Recuerda que con esto estarás formando un niño con una autoestima alta y por ende un adulto confiado y feliz.

Vía: guioteca.com

martes, 28 de febrero de 2012

Derechos del Niño en torno a la Lectura y los Libros


El señor Danilo Sánchez, presidente del INLEC, reconocido poeta, investigador y principal promotor de la lectura y la literatura infantil en el Perú nos propone los Derechos a la esperanza, uno de cuyos capítulos estaría dedicado a los libros y la lectura. La propuesta no solamente es sabia si no también hermosa.

1.- EMBARAZO
“Estimulación de la lectura desde el embarazo”

Tienes derecho a que cuando aún habitas en el vientre materno tu madre y padre, además de acariciarte deben leerte rimas, cantilenas, poemas y cuentos; si es posible también plantearte una adivinanza de modo que cuando estés en este mundo, y ya sepas hablar, sorprendas a todos dando la respuesta.

2.- RECREACION
“Recreación de las lecturas de los libros”

Tienes derecho a que las personas adultas que te rodean, recreen contigo las aventuras, personajes y situaciones referidas en los libros, hasta después que te hayas dormido, pudiendo ellas seguir con la lectura ya por su propia cuenta.

3.- ESPECIAL
“Presentación de la lectura como algo especial”

Tienes derecho a exigir que la lectura sea un espacio mágico, admirable y sorprendente; a que todos reconozcan y contribuyan a hacer de ella un acontecimiento fascinante; y a leer en las orillas del mar, en la cumbre las colinas, en un bote surcando el río o trepado en la copa de los árboles. También a leer los libros al revés, si ése es tu deseo.

4.- LECTURA EN VOZ ALTA
“Lectura en voz alta”

Tienes derecho a que los adultos en tu casa, en la escuela u otro sitio, te lean en alta voz los pasajes de los libros que más te interesan y que al leer su voz sea hermosa, afectiva, plena de resonancias; tronante o apacible según convenga; y que en ella la vida cante su mejor melodía.

5.- LIBERTAD
“Lectura sinónimo de disfrute y libertad”

Tienes derecho a relacionar lectura a libertad y pleno disfrute del encanto y la belleza: a primavera y playa; a montañas, arroyos y cascadas, a setos de flores, a gaviotas volando en el cielo azul; a que los libros sean navíos, peces, cometas; frescos como helados, dulces como uvas, silvestres como fresas.

6.- FANTASÍA
“Libros de fantasía previos a los libros de texto”

Tienes derecho a que antes de conocer los libros de texto hayas frecuentado los libros de fantasía, leídos en voz alta por las personas mayores, pudiendo tú preguntar muchas veces qué dice en tal o cuál palabra, para descubrir por ti mismo el secreto de la decodificación alfabética.

7.- INDAGACIÓN
“Indagación sobre los temas presentados en los libros”

Tienes derecho a indagar en los libros todo lo que se te ocurra acerca de cualquier hecho o cosa del mundo y la vida; a que tu profesor te guíe hasta donde pueda y, después, si él quiere tú puedas guiarlo y orientarlo.

8.- VÍNCULOS
“Lectura como creadora de vínculos entre adultos y niños”

Tienes derecho a que leer sea parte de la amistad, afecto y confidencia que debe primar entre adultos y niños con relación a la lectura; a que alguien esté a tu lado y exorcice con su voz algún pasaje oscuro del mundo de los libros.

9.- ACCESIBLES
“Libros accesibles a ser hojeados y leídos”

Tienes derecho a que todo libro esté a tu alcance, por los sitios que pases, incluso en jardines y lugares de juego; y a que no pueden haber libros secuestrados detrás de vitrinas ni impedidos de ser hojeados por estar bajo llave.

10.- ECONÓMICOS
“Libros accesibles económicamente”

Tienes derecho a nunca ser reprendido por haber deteriorado involuntariamente un libro, motivo por el cual deben estar confeccionados de material adecuado y su costo ha de ser asequible, a fin de no lamentar daños puesto que se trata de ganar lectores aunque se pierdan libros.

11.- CALIDAD
“Libros de calidad”

Tienes derecho a exigir que los libros sean prodigios que te hablen de asuntos significativos; que toda la maravilla esté contenida en ellos, que sean gratos para pasar las mejores horas arrobados en sus páginas.

12.- GUSTO
“Libros de acuerdo al gusto de cada niño”

Tienes derecho a que los adultos conozcan tus inquietudes y aficiones e implementen los libros que las satisfagan y no te impongan los libros de su interés; coadyuvando tú a que la vida se enriquezca con las sugestiones de los buenos libros, porque ¿de qué vale que todo sea hermoso si la vida se desenvuelve en sentido contrario?

13.- BIBLIOTECAS INFANTILES
“Bibliotecas infantiles amables, creativas y cálidas”

Tienes derecho a que la biblioteca escolar sea preciosa, acogedora y bien iluminada, a que las personas que allí atiendan sean amables y amen a los niños lectores; a no llenar fichas ni papeletas, a que se te preste un libro por indicios de color, olor, tacto y sentido, pudiendo tú preguntar acerca del contenido de tal o cual libro y que la respuesta sea mágica.

14.- CELEBRACIONES
“Celebraciones en torno al libro”

Tienes derecho a emprender un viaje en razón de celebrarse en el lugar al cual te diriges una gran fiesta en honor al libro, donde animen bandas de músicos, se eleven globos, fulguren castillos con luces de bengala; a que todos los días sean el cumpleaños del libro; a que lengua oral y escrita sean cataratas de un mismo río.

15.- ACTIVIDADES TEMÁTICAS
“Paseos y actividades temáticos en torno a las lecturas”

Tienes derecho a realizar excursiones con tus profesores a lugares donde hayan ocurrido los acontecimientos que se narran o presentan en los libros. A realizar paseos hacia las ferias de libros, presentaciones de autores y locales de librerías.

16.- VARIEDAD TEMÁTICA
“Variedad temática de libros”

Tienes derecho a leer libros de poesía y enamorarte de a verdad, a leer libros de mitología y extasiarse mirando las estrellas, a leer libros de astronomía contemplando la rotación de los astros, a leer libros de historia pernoctando a campo traviesa en una noche de luna; a exigir que los libros digan la verdad acerca de la vida y del misterio de la muerte.

17.- LIBROS ARTESANALES
“Confección de libros artesanales”

Tienes derecho a que en la escuela y con los maestros practiques en elaborar libros de todo tipo, dándole formas de avión, de barco, de flor; a reconocer como libros a las plantas –sus flores y hojas– a los animales –su pelambre y ojos–, a las calles –sus casas y esquinas–, o a las manifestaciones populares –sus banderas y cánticos–.

18.- PREGUNTAR
“Plantear interrogantes acerca de las lecturas”

Tienes derecho a no dar ninguna respuesta sino a formular todas las preguntas con relación a los libros. A no hablar –si así lo decides– cuando una lectura te ha impactado, ni siquiera al regresar después de haber caminado largo rato bajo los árboles.

19.- COMPRENSIÓN LECTORA
“Enseñanza óptima de la comprensión lectora por parte de los maestros”

Tienes derecho a pensar que la frase u oración más marginal de un texto contiene la idea principal, si a ti te parece; a que las pruebas de comprensión lectora las resuelvan los profesores o, de lo contrario, se arranquen esas páginas.

20.- UN MUNDO NUEVO
“Libros como cimientos de un mundo nuevo”

Tienes derecho a que tu concepto e imagen de los libros y de la lectura sean únicos, a perfilar en ellos tu identidad, a enlazarte allí mano a mano con todos los hombres de la tierra, vivos o muertos; a volver a soñar y construir a partir de ellos un mundo nuevo.

lunes, 27 de febrero de 2012

MANUAL DIDÁCTICO para la ESCUELA de PADRES



¿Es mi hijo inteligente?


Esta una de las preocupaciones más frecuentes de los padres. Por ello es importante tener en cuenta que la inteligencia es una facultad que se puede desarrollar y no algo innato e inamovible.

Por otro lado, no existe un solo tipo de inteligencia sino diferentes tipos que se combinan entre sí. Les presentamos aquí propuestas para estimular a su hijo y descubrir qué tipo de inteligencia posee.

Inteligencias múltiples
A pesar de que generalmente se habla de la inteligencia en un sentido singular, muchos especialistas sostienen que debe pensarse en plural. Los seres humanos poseen varios tipos de inteligencia combinadas entre sí: la lingüística, la lógico-matemática, la espacial, la musical, la corporal, la intrapersonal, la interpersonal y la naturalista.

Si bien en cada persona predomina alguna de ellas, las otras acompañan el proceso de conocimiento. Así por ejemplo, un ingeniero necesita una inteligencia espacial bien desarrollada, pero también precisa de la lógico matemática para realizar cálculos de estructuras, de la interpersonal para presentar sus proyectos frente a un auditorio, de la corporal para conducir su automóvil hasta la obra.

Por otro lado, es importante recordar que se trata de una facultad que se hereda pero, a la vez, depende para desarrollarse del estímulo del medio ambiente, de las experiencias vividas y de la educación recibida.

La función de los padres
De todo esto se desprende la importancia de respetar y estimular el tipo de inteligencia que posee nuestro hijo. También conviene tener en cuenta que del tipo de inteligencia que posea dependerá su estilo de aprendizaje. Por eso es bueno ofrecerle actividades que le ayuden a aprender y a expresarse de la forma que le resulta más natural.

Aun así, el niño necesita estar expuesto a una variedad de experiencias. Saber qué tipo de inteligencia tiene nuestro hijo no significa hacer caso omiso de otras aptitudes y capacidades. Por ejemplo, aunque no demuestre mucha coordinación física ello no significa que no deba realizar deportes. En este caso estaríamos privándolo de los beneficios de las actividades grupales o del contacto con la naturaleza. Asimismo, si su área fuerte no es la lingüística ni la matemática, no quiere decir que no pueda aprender a leer o a sumar. Simplemente significa que cuando utiliza sus aptitudes especiales, le resulta más fácil incorporar conocimientos.

En síntesis, la función de los padres es descubrir las capacidades de sus hijos y estimularlos para que aprendan de la forma más adecuada y sencilla. Para que esto ocurra no hace falta que nos convirtamos en maestros. Podemos hacerlo de un modo divertido, afectuoso y placentero para todos. Es imprescindible recordar que la principal herramienta que poseemos es el juego.

Inteligencia espacial
Se caracteriza por la capacidad de formar un modelo mental del mundo en tres dimensiones. Los niños que poseen esta inteligencia son hábiles para dibujar, hacer manualidades, leer, escribir y tienen un buen sentido de la orientación.

Conviene ofrecerles muchos y variados materiales para que puedan dibujar, escribir, pintar, cortar y armar distintas figuras y objetos. Se trata de proporcionarles elementos simples para que a partir de ellos pueda crear sus propios diseños.

El armado de rompecabezas, desde los más sencillos a los más complejos, siempre es un desafío placentero. Cuando viajamos en automóvil podemos ofrecerles un mapa de ruta o un plano de la ciudad para que vayan siguiendo el camino recorrido. Tratar de salir de un laberinto puede resultar una experiencia de lo más excitante.

Inteligencia lingüística
Se manifiesta en la destreza para hablar, relatar cuentos, escribir, escuchar, usar el humor, recordar información o utilizar el lenguaje de una manera ingeniosa.

Las primeras formas de estimularla es hablándole o contándole cuentos. Conviene, de a poco, hacer más complejas estas actividades. Por ejemplo, tratar de que los cuentos los relate nuestro hijo o que él proponga el tema y lo vayamos armando juntos. Cuando sepa escribir, pedirle que él mismo haga un libro y se lo lea al resto de los integrantes de la familia.

Los juegos de tablero que usan palabras, las cartas, los trabalenguas o los chistes son divertidos recursos para estimular este tipo de capacidad.

Inteligencia lógico-matemática
Desarrolla la habilidad para resolver problemas, para agrupar, clasificar y trabajar con formas geométricas.

Para estimularla podemos proponerle a nuestro hijo que clasifique objetos. Existen tres formas de hacerlo: presentándole un grupo de objetos ya clasificados y pedirle que añada otros, enseñarle otro grupo y sugerirle que saque los objetos que no corresponden a la clasificación o solicitarle que busque objetos en la casa según distintos criterios: color, forma, peso.

Otras actividades se centran en el establecimiento de relaciones de causa-efecto. Para ello podemos mezclar colores, pinchar un globo con un alfiler, dar cuerda a un juguete y observar cómo se mueve o encender un interruptor. Una vez finalizado el experimento es importante que respondamos juntos a la pregunta: ¿por qué crees que sucedió…?

Inteligencia corporal
Se centra en la capacidad de utilizar el propio cuerpo para realizar actividades o resolver problemas. Los niños que poseen este tipo de inteligencia se destacan en las danzas, la interpretación teatral o los deportes.

Para estimularla permitamos que nuestro hijo pruebe distintos tipos de actividades deportivas. Es importante que, al principio, realicemos estas prácticas con él. Por ejemplo, jugar a la pelota, acompañarlo a andar en bicicleta o patines o compartir el aprendizaje de la natación.

La interpretación de cuentos utilizando solamente la danza o la adivinación de títulos de películas a través de mímicas son juegos muy apropiados para estimular este tipo de inteligencia.

Inteligencia musical
Desarrolla la sensibilidad para producir y pensar en términos de ritmos, tonos o timbres de los sonidos. Los niños que poseen este tipo de inteligencia son muy innovadores, con una gran capacidad para expresar y canalizar sus emociones y sentimientos y mucha habilidad para las matemáticas.

Para estimularla es bueno tener música en diferentes áreas de la casa e introducir a nuestro hijo en los sonidos e instrumentos musicales básicos como campanas y tambores. Dejemos que experimente libremente ritmos y tonos. Cantar canciones, conocidas o inventadas por él, ampliará su capacidad sonora, de expresión y de movimiento. En la etapa escolar, motivémoslo para que aprenda a tocar un instrumento musical o tome clases formales de música.

Inteligencia interpersonal
Se centra en la capacidad para ver el punto de vista de la otra persona, escuchar, poder reaccionar acertadamente ante las acciones de otros, formar buenas relaciones, resolver conflictos y desempeñarse como líderes.

Para estimularla es central que, desde pequeño, nuestro hijo interactúe con otros adultos y con otros niños. Cuando sea más grande conviene ofrecerle que participe en actividades grupales y asuma el papel de líder.

Inteligencia intrapersonal
Desarrolla la habilidad de determinar por uno mismo los aspectos fuertes y débiles de la personalidad, de comprenderse a sí mismo y de entender la mejor forma de relacionarse con los demás.

Para estimularla es importante dejar que nuestro hijo tome el tiempo necesario para pensar antes de elegir entre opciones y tenga momentos de tranquilidad y reflexión. En la edad escolar escribir un diario íntimo o encontrar proyectos independientes son actividades muy apropiadas.

sábado, 25 de febrero de 2012

Juegos para aprender a leer


Los juegos son un modo ameno de aprender las letras, de cómo formar palabras y de cómo pronunciarlas

Los pequeños cuentan con recursos educativos y lúdicos para acercarse a la lectura y mejorar esta capacidad. Los juegos para aprender a leer son materiales útiles para los niños y sus padres, que cumplen un papel importante en el aprendizaje de los hijos. A la vez que estos acuden al colegio y avanzan en sus estudios, los progenitores tienen la oportunidad de ayudarles a aprender las letras, a diferenciar vocales de consonantes, a cómo puede formar palabras y cómo pronunciarlas.

Aprender a leer resulta para algunos niños más difícil que para otros. Por este motivo, el juego supone un modo ameno de acercarse a la lectura. Los hay para aprender letras, palabras y su pronunciación, así como reglas ortográficas, y, en algunos casos, están adaptados para niños con discapacidad.

Aprender las vocales y consonantes

Cuando se aprende a leer, un aspecto básico es distinguir entre vocales y consonantes. Los niños pueden ensayar en casa con juegos como:
  • "Las vocales", un recurso desarrollado por el Instituto de Tecnologías Educativas (ITE) del Ministerio de Educación. Esta aplicación propone varias actividades para que los niños practiquen el trazado de las letras o la composición de palabras, entre otras.
  • Otra opción con la que cuentan los padres son los dibujos. Ellos mismos pueden dibujar las letras en una hoja, tanto minúsculas como mayúsculas, para que sus hijos las imiten y coloreen. De este modo, además de practicar la escritura, se divierten con las pinturas y mejoran las técnicas de dibujo.

Juegos de pronunciación

La pronunciación es imprescindible para leer bien y comprender el significado de cada concepto.
  • El juego "Letras" del ITE les enseña los fonemas y grafemas. Cada uno cuenta con un menú propio y varios juegos para que no solo aprendan a pronunciarlos, sino también a escribirlos y distinguir entre las letras minúsculas y mayúsculas.
  • Los fonemas y su grafía también son el fin de "Aprendizaje de la lectoescritura". Cada fonema que se elija implica una actividad diferente.

Formar palabras y frases

Una vez que los niños conocen las letras por separado, llega el momento de juntarlas. Los pequeños se familiarizan con las palabras a través de varios juegos que les dan la posibilidad de aprender a escribirlas.
  • "Descubre las palabras" atribuye una sílaba a cada número entre 1 y 10. A continuación, los pequeños deben formar términos a partir de una serie de números. Así completan frases. Los padres pueden inventar sus propias parejas de números y sílabas para que los hijos completen oraciones y se fijen en cómo se escriben los términos.
  • Los alumnos del primer ciclo de Primaria disponen de "La Cueva de Tragapalabras", una aplicación con varios niveles -para niños que aprenden a leer y quienes ya leen- para asociar palabras con los dibujos a los cuales se refieren, sopas de letras o composición de palabras y frases.
  • "Aprendizaje de la lectoescritura" también cuenta con 14 actividades divididas en cuatro niveles, según su dificultad, para formar letras, palabras y frases completas.

Juegos adaptados para niños con discapacidad

Los niños con discapacidad que comienzan a leer también pueden aprovechar diversos juegos adaptados.
  • "Lectoescritura Adaptada" (LEA) se centra en el aprendizaje de la lectura y la escritura. La aplicación permite que se acceda a cada actividad al clicar sobre cada una de ellas con el ratón o bien al pulsar la tecla correspondiente al número de la actividad. Cuando los pequeños cometen un error, escuchan una señal. Otra opción les permite comprobar el número de aciertos.
  • "El caracol Serafín", impulsado por la ONCE, está dirigido a niños con discapacidad visual. En la opción "Quierojugar", la "Ludoteca Braille" les enseña a escribir letras. Todos los juegos y actividades se narran para que los niños sigan las instrucciones con facilidad.

Por AZUCENA GARCÍA

viernes, 24 de febrero de 2012

Cómo enseñar a un niño de preescolar en casa


Enseñar a un niño en edad preescolar en el hogar se puede hacer con actividades simples.

Usted no tiene que dedicar mucho tiempo a la enseñanza curricular, ya que los niños de esta edad tienden a tener poca capacidad de atención y aprenden más, a través del juego y las actividades prácticas. Planee pasar algún tiempo, todos los días, para el aprendizaje y la actividad física, así como también para algunas actividades de música o arte. Lo más importante es limitar el tiempo frente a la televisión y el ordenador.

Lea a sus hijos todos los días. Exponerlo a los libros varias veces, lo ayuda a comenzar a memorizar las historias, y poco a poco hace que progrese en el reconocimiento de palabras y luego, a la lectura. Escoja libros muy simples utilizando la repetición de palabras cortas que se pueden aprender a leer rápidamente. Lea libros más largos y complicados para que pueda aprender a concentrarse en historias más largas.

Elija una letra del alfabeto en la que pueda centrarse todos los días y que su hijo practique su anotación. Seleccione los alimentos, libros y actividades que comienzan con esa letra para que su hijo vea y oiga el sonido que hace durante todo el día. Mire cuántas cosas puede encontrar o pensar que comienzan con esa letra.

Elija un número cada día para que su hijo aprenda. Empiece por contar hasta ese número, y anote el número y la palabra para ese número. Escoja dicho número en piezas de cereal para tomar de aperitivo, proponga que corra alrededor del patio esa cantidad de veces, o recoja ese número de hojas o flores, cuando dé un paseo.

Incorpore estas enseñanzas en sus actividades diarias normales. Enseñe a su niño los colores cuando le toque lavar la ropa, las matemáticas (de medición) mientras está cocinando, el dinero y la nutrición, en la compra de comestibles. Debe involucrarlo en lo que usted hace, como niños de kindergarten les encanta hacer las actividades de los "grandes", como ir de compras y cocinar.

Haga preguntas. Cuando esté dando un paseo con su hijo, pregunte lo que piensa acerca de los animales que ve, dónde pueden vivir y lo qué comen. Pregúntele sobre el clima y las estaciones del año, y lo que debe usar en distintos momentos del año. Hable de las vacaciones de cada temporada para que aprenda lo que se puede esperar en las diferentes épocas del año.

Emplee lecciones prácticas para su hijo. Experimente con cubitos de hielo en un vaso y explíquele el tiempo de fusión a diferentes temperaturas. Agréguele sal y un piolín a un cubo de hielo para recogerlo. Déjelo aprender acerca de los colores mezclando pinturas por sí mismo para ver la cantidad de colores que pueden crear. Mezcle un poco de vinagre con colorante de alimentos, y haga que trate de mezclarlo con aceite en un recipiente de color blanco o claro. Pregúntele acerca de los resultados que obtendrá. A continuación, realice el experimento, y explíquele los resultados que realmente sucedieron: el proceso de experimentos científicos.

Encuentre una amplia variedad de proyectos de arte, como las páginas que pueden ser coloreadas o artesanía para que su hijo cree. Hable sobre los colores, formas y líneas. Ofrézcale una variedad de materiales, incluyendo papel de construcción, pintura de dedos, acuarelas y arcilla. Señale el arte donde quiera que vaya.

Incorpore la música en su día siempre que sea posible, incluso en otras actividades. Reproduzca CD tantas veces como pueda y practique cantar y bailar las canciones. Elija varios tipos de música y pregúntele a su hijo cómo le hace sentir. Tenga instrumentos para niños como tambores, xilófonos, teclados, campanas o grabadoras para que pueda jugar con ellos cuando quiera.

"El alumno debe ser el protagonista de las clases, no el maestro"

Lo afirma Tracey Tokuhama Espinosa, experta norteamericana en capacitación docente, quien propone un aula más dinámica y participativa.

Captar la atención de un alumno es, hoy, uno de los mayores desafíos de un profesor. En la era de los video- juegos y de Internet, la capacidad de concentración del estudiante ha disminuido dramáticamente. Pero para la especialista norteamericana Tracey Tokuhama Espinosa hay una fórmula muy eficaz, que se resume así: "El alumno debe ser el protagonista de las clases, no el maestro".

Tokuhama disertó ayer en el VIII Congreso de Educación "Neuromotivación, un camino de verdadero aprendizaje", realizado en la Universidad del Salvador, en Pilar, donde formuló una serie de propuestas para que el docente no aburra a los estudiantes y multiplique la motivación en el aprendizaje. Si se quiere lograr ese objetivo, el alumno debe estar involucrado, debe participar, lo que obliga al profesor a dejar de lado, aunque le cueste, su papel de protagonista excluyente. Es decir, un drástico cambio de enfoque.

Para ilustrar mejor ese nuevo modelo, Tokuhama, que es especialista en capacitación docente y en motivación, suele recordar la historia de Rip van Winkle, que cuenta que un hombre se durmió en el banco de una plaza durante 100 años y, cuando despertó, notó que la mayoría de las cosas que él conocía habían cambiado. Observó sorprendido los supermercados, los bancos, los medios de transporte, y cuando llegó a la escuela sonrió: era lo único que se mantenía intacto. "Eso es lo que pasa hoy en muchas partes del mundo. La enseñanza es la misma y la estructura física es igual desde hace años", dice Tokuhama Espinosa, californiana de 48 años, profesora de Educación y Neuropsicología, autora de numerosos libros y publicaciones y directora de IDEA (Instituto de Enseñanza y Aprendizaje), durante un diálogo con LA NACION.

"En la mayoría de las escuelas de Estados Unidos y América latina el profesor entra al aula, expone sus ideas, las plasma en el pizarrón, reparte un par de ejercicios y espera que sean resueltos", explica, mientras asegura que este método data de siglos pasados.

"Hoy los chicos se aburren porque no son el centro de atención", añade la especialista norteamericana, sentada junto a su computadora, en la que almacena cientos de textos sobre el tema, de los más diversos autores. "Lo que sucede es que el foco está puesto en el maestro y no en el alumno, que es el que verdaderamente importa", afirma Tokuhama.

Para ella el problema radica en que se enseña en forma de cátedra y no se aprovecha la curiosidad de los jóvenes.

"Se necesitan debates, diálogos, interacción entre los alumnos, como alguna vez fueron las clases de Sócrates. Lo bueno es que el estudiante caiga en la cuenta de su propia ignorancia y se esfuerce para superarla. De nada sirve hacer cálculos de memoria y repetir textos que jamás podrán ser aplicados a la vida cotidiana", sostiene la educadora, que considera fundamental que la meta de los profesores sea crear pensadores críticos, que puedan resolver problemas de la vida real y no sólo dentro del aula.

DIFÍCIL COMPETENCIA

Tokuhama, líder educativa mundialmente reconocida y especializada también en capacitación de maestros, con estudios realizados en las universidades de Boston y de Harvard, afirma que hoy, para cualquier chico, escuchar una clase de diez minutos resulta una eternidad.

"Los estudiantes están acostumbrados a los constantes movimientos de las cámaras de televisión, la agilidad, la rapidez, no soportan un discurso monótono. Ningún profesor puede competir con la televisión o un videojuego para captar la atención de un alumno. El mundo ha cambiado y debemos adaptarnos a él", grafica.

Aunque para la experta norteamericana la de maestro representa una de las profesiones más importantes dentro de la sociedad, ya que todos pasan alguna vez por sus manos, reconoce que ellos, últimamente, no son vistos con buenos ojos y que muchos docentes tampoco valoran su lugar. "El otro día una mujer se disculpó por ser maestra y por no tener el título de científica o médica", cuenta horrorizada.

La especialista explica que tal vez una de las razones por las cuales los docentes no sean bien considerados sea que a menudo se encuentran "profesores que no saben enseñar, que dictan lo mismo que hace 50 años, que no cuentan con las herramientas ni los conocimientos necesarios para hacerlo, que no se capacitan y, lo que es peor, que destruyen a los estudiantes con críticas poco constructivas".

Para Tokuhama, el alumno es una parte fundamental del aprendizaje, como un instrumento en una orquesta. "El maestro debe ocuparse de que todos funcionen juntos y debe sentirse feliz de que en medio de un par de violines aparezca un tambor, eso la enriquecerá y la convertirá en una gran obra", señala.

Convencida, aconseja que los profesores reflexionen luego de dictar sus clases, que se pregunten si han hecho las cosas bien, en qué han fallado, y que busquen nuevas formas de llegar a los alumnos para motivarlos, comprenderlos y evitar caer en la tediosa rutina.

CLASE CIRCULAR

Otro de los aspectos que destaca para lograr un mejor aprendizaje es la disposición del aula. Cuando hay filas de bancos el profesor es quien dicta la clase, controla y mantiene el orden, y los alumnos sólo escuchan. En cambio, cuando los asientos están distribuidos en semicírculo o en círculo, lo que se genera es muy diferente. De esta manera, los chicos pueden interactuar entre sí, al verse las caras, y las clases se tornan más dinámicas y participativas.

Consciente de que la tecnología no sólo ha modificado la vida cotidiana sino también las relaciones en el aula, la visitante destaca que "las personas son más importantes que las pantallas" y que los conocimientos que un joven puede adquirir gracias a los avances tecnológicos permiten que hoy muchos lleguen a clase sabiendo más que sus maestros.

"Hay una gran arrogancia por parte de los profesores: muchos no soportan que el estudiante pueda enseñarles algo. Es una verdadera pena que, más de una vez, lo desaprovechen en lugar de utilizarlo para enriquecer la clase", afirma, y añade: "El que se atreve a enseñar siempre debe estar abierto a aprender".

Para concluir, Tokuhama cuenta que ha dado conferencias por todo el mundo y que generalmente pide en sus charlas que los oyentes cuenten cuántos profesores memorables han tenido, porque, a su juicio, en la vida de una persona pasan alrededor de 50 docentes y que la mayoría recuerda con cariño entre cuatro y cinco, aproximadamente el 10%.

"Cuando pregunté en la Argentina algunos me llegaron a decir que no podían mencionar a uno. Los que sí lo hicieron explicaron que los recordaban por ser planificadores, organizados, bien instruidos, pero ninguno nombró cualidades que tuvieran que ver con los sentimientos. Y los profesores que uno nunca olvida son aquellos que alguna vez nos hicieron sentir que teníamos un gran potencial", concluye, sin ocultar su preocupación.

UNA MIRADA ACTUAL

"Hoy los chicos se aburren porque no son el centro de atención"
"Ningún profesor puede competir con la televisión o un videojuego para captar la atención de un alumno"
"Los profesores que uno nunca olvida son aquellos que alguna vez nos hicieron sentir que teníamos un gran potencial"
"Lo bueno es que el estudiante caiga en la cuenta de su propia ignorancia y se esfuerce por superarla. No sirve hacer cálculos de memoria y repetir textos que jamás podrán ser aplicados en la vida cotidiana"
"Muchos profesores no soportan que el estudiante pueda enseñarles algo"



Fuentelanacion.com.ar

jueves, 23 de febrero de 2012

Cómo poner límites a mis hijos

Una de las obligaciones más difíciles que tenemos como padres, es el hecho de establecer reglas y poner límites a nuestros hijos. Muchas veces, tratamos de evitar enfrentarnos a nuestros hijos por diversos motivos. Cuando los padres están ausentes durante gran parte del día de su casa, la culpa por no poder esta con sus hijos, conduce a consentirlos desmedidamente y a no poner límites como forma de remediar su ausencia. Sin embargo, los límites son necesarios para que el niño se pueda desenvolver en la vida, y pueda tener conciencia de lo importante que es la responsabilidad. Si nosotros no le enseñamos que hay cosas que no se pueden hacer, difícilmente ellos sepan decir no a las diversas situaciones que se puedan enfrentar. A continuación, te presentaremos, cómo poner límites a mis hijos.

Instrucciones
  1. Claridad. Cuando le decimos a nuestros hijos que algo no se puede hacer o que está mal, debemos ser claros. Hay que explicarles los motivos por los cuales no se pueden hacer determinadas cosas, para que ellos puedan comprender las consecuencias que implicaría si eso se llevará a cabo. Por ejemplo, si le decimos que no puede tocar un enchufe, debemos explicarle que si lo toca puede hacerse daño por que la corriente lo va a afectar.
  2. Firmeza. Una vez que les dijimos que algo no se puede hacer, debemos mantenernos firmes en esa postura. Los niños suelen tratar de convencernos para lograr lo que quieren, pero si nosotros nos retractamos, ellos sabrán cómo actuar para que la próxima vez lo puedan hacer de todos modos. Por ejemplo, si le dijimos que no puede ir a la casa de un amigo a jugar, aunque llore y grite, debemos mantener nuestra decisión. No podemos dejarnos llevar por su actitud.
  3. Confianza. Más allá de la reacción que los niños tengan frente a los limites, debemos mantenernos tranquilos y firmes. La decisión tomada es para su bienestar. Muchas veces, los padres tenemos la difícil tarea de ser “los malos”, sin embargo, luego el niño comprenderá que es por su bien. Ten confianza en tus decisiones y piensa que la reacción del niño es temporal, ya que ni bien se olvide de que no pudo hacer algo, volverá a estar bien contigo.
  4. Comunicación. Para que las reglas y los límites, tengan el efecto esperado, es necesario poder hablar con los niño. Las acciones impulsivas y los gritos, no permitirán que el niño pueda ver la verdadera razón de tu decisión. Por ello, cada vez que consideres necesario aplicar una regla, debes mantenerte calma y hablar con los niños. De esta forma, las reglas no estarán asociadas a situaciones negativas.
  5. Consecuencias. Cuando los niños trasgredan una regla debe saber cuáles serán las consecuencias. Sólo de esta manera, podrán tomar conciencia de sus errores. Por ejemplo, si les pedimos que no jueguen con la pelota dentro de la casa y de todas maneras lo hacen, les diremos que por un tiempo no podrán jugar con la pelota, ni adentro de la casa ni afuera. Previamente, le habremos explicado el motivo por el cual no podían jugar con la pelota dentro de la casa.
  6. Alternativas. Cada vez que ponemos un límite debemos explicarle una conducta alternativa. Por ejemplo, tomando el caso anterior, cuando les decimos que no pueden jugar dentro de la casa a la pelota, les explicamos que si pueden jugar en el fondo de la casa o en el parque, ya que son lugares abiertos y más adecuados para un juego de esas características. De este modo, el limite no implica es sinónimo de prohibición absoluta.
  7. Desaprobación. Cuando los niños tienen una conducta inapropiada, es importante reforzar la idea de que lo que está mal es la conducta y no ellos. Los niños no tienen que sentir que son malos o los quieres menos por eso, sino que tienen que tener claro que es la conducta lo que no está bien.
  8. Control. Cuando nuestros hijos tienen una conducta inapropiada, solemos enojarnos y muchas veces no nos damos cuenta de que nuestro enojo puede ser exagerado en relación a la conducta del niño. Por eso es importante, tratar de tranquilizarnos y evitar que nuestro enojo nos conduzca a la realización de acciones negativas para los niños. Si queremos que nuestros hijos tomen conciencia de su error, debemos hablarles y explicarles tranquilamente.


¿Cómo puede ser la escuela para mañana?

En el siguiente video, que no se deben perder los maestros y padres de familia, Francesco Tonucci, con la clarividencia y sencillez que lo caracteriza fue desgranando unos y otros temas que inciden en lo que siempre insiste, en que hay que colocar al niño en el centro de las políticas, acciones y diseños de la sociedad de cara a la educación de la infancia.

Fomento de la creatividad en el niño y adolescente

La Creatividad, una asignatura pendiente
Desde hace muchos años, la búsqueda permanente en la mejora del sistema educativo es una constante. Posiblemente encontraríamos multitud de factores que han influido e influenciado e su progreso o estancamiento. En este artículo quisiera profundizar en uno que considero fundamental para el crecimiento pedagógico, formativo y personal que es el fomento de la creatividad en el niño y adolescente.


Origen: Source: logopediapsicologia.com

miércoles, 22 de febrero de 2012

Jugar con puzzles (rompecabezas) mejora la capacidad de aprendizaje en niños de corta edad


Primero fue la música, luego el ajedrez y ahora los puzzles. Cada vez son más los estudios que ponen de manifiesto que la práctica de estas disciplinas a edades tempranas interviene de forma activa en la mejora de la capacidad intelectual de los niños. En esta ocasión, científicos americanos acaban de publicar un estudio que demuestra el alto grado de habilidades espaciales presentes en los niños que juegan con puzzles. Esta capacidad, que algunos denominan “pensar en tres dimensiones” permite percibir imágenes y transformarlas en nuestro cerebro, dotando a la persona de una sensibilidad especial para las líneas, figuras o formas.