Robótica en Arequipa - Grupo Educativa: Cómo enseñar a los niños el hábito del ahorro y la planificación

viernes, 9 de marzo de 2012

Cómo enseñar a los niños el hábito del ahorro y la planificación


Aprender  sobre el uso apropiado del dinero y el ahorro son conceptos primordiales que permiten manejar adecuadamente los gastos y planificar con mayor éxito nuestras finanzas personales.
En ese sentido,  es importante que los niños, ayudados por sus padres, aprendan a entender criterios básicos para evitar futuros inconvenientes en la etapa adulta.

El Gerente General de MasterCard, Juan Antonio Cabanas, opina que “a través de actividades básicas como por ejemplo, ir de compras al supermercado o tiendas pueden ser un buen inicio para enseñar a los niños la importancia del dinero y su adecuado uso”. En el programa Consumo Inteligente de MasterCard (www.consumointeligente.org) puede encontrar los consejos adecuados para fomentar la educación financiera.

El uso del enfoque lúdico también es una opción favorable para enseñar a los niños respecto a la importancia del ahorro.  La curiosidad y la apertura por aprender  de los menores son buenos alicientes para empezar a quebrar  el ciclo de las generaciones de personas que tienen dificultad para conocer o resolver problemas de finanzas personales.

Algunos consejos que pueden ser aprendizajes vitales para los niños:
  1. El valor del dinero: Cada visita al cajero, aparte de ser una oportunidad para familiarizar a los niños con los servicios financieros, puede utilizarse para conversar con ellos sobre la relación entre el dinero y el trabajo.  Es importante que los menores vayan generando una conciencia de la administración. No se trata de que se preocupen, sino simplemente que conozcan el trabajo que se requiere para conseguirlo. El dinero tiene un valor y debe siempre buscarse sacarle el mejor provecho.
  2. Establecer metas de ahorro: ¿Cuántos adultos se quejan de que no les alcanza para ahorrar?  Muchos piensan que se debe a una cuestión de ingresos, cuando  simplemente se trata de formar un hábito que puede adquirirse desde la infancia. Muchos padres empiezan a dar propinas a sus hijos a temprana edad. Esto puede ser positivo si se les impulsa a generar un ahorro y si se les orienta para que empiecen a fijarse metas para dichos recursos.
  3. Saber hablar de dinero: Es importante introducir el tema como parte del día a día, como por ejemplo al explicar el uso de los instrumentos que los padres poseen -como créditos, cuentas de ahorro y seguros a través de juegos, historias o simplemente contándoles experiencias sencillas de cómo se consiguió determinado bien dentro del hogar.