GRUPO EDUCATIVA - Robótica y Programación: Los padres del futuro

jueves, 29 de marzo de 2012

Los padres del futuro


Los padres de la actualidad cada vez son más permisivos y menos estrictos con sus hijos a la hora de imponer un castigo por mala conducta.

En la actualidad existen muchos hogares con padres sin autoridad frente a sus hijos. Hogares conflictivos, descontrolados y sin armonía, puesto que quienes deben tener la voz de mando no poseen suficiente carácter para imponer reglas y límites a los menores de la casa, lo cual crea un fuerte desequilibrio y ahí vienen los problemas de comportamiento, las desobediencias y demás conflictos de hogar.

Son varios los factores que conllevan a que muchos de los hijos del mundo actual no tengan la capacidad de respetar a sus padres, pues el mayor porcentaje de culpa es de los padres, ya que son demasiado permisivos, no tienen mano dura, no castigan y sobre todo no se hacen respetar.

Factores
El adelanto de la sociedad trae consigo muchos cambios en las estructuras sociales y estos cambios provocan una serie de cosas que se salen de control.
  • Padres demasiados jóvenes. En la actualidad los jóvenes cometen errores y tienen hijos a muy temprana edad, en un rango que empieza a partir de los doce años y debido a la inexperiencia que se tiene durante esta etapa, no son capaces de lograr una crianza adecuada para sus hijos.
  • Padres de poco carácter. Personas incapaces de ejercer autoridad, son débiles por naturaleza, se dejan dominar y temen al mundo exterior.
  • Medios influyentes. La televisión, radio e Internet son la principal fuente de influencia en los niños y muchas veces esta influencia es muy negativa.
  • Separaciones. Las estadísticas de divorcios han aumentado de manera exponencial, por lo que hay muchos niños con padres separados que adoptan actitudes hostiles frente a estos estímulos.
  • Malos ejemplos. Existen muchos hogares donde predomina la violencia y esta es transmitida a los niños de manera que llega a parecerles normal.
  • Problemas sicológicos. Estos pueden tener origen congénito, o pueden ser debido a traumas producto acontecimientos graves en el hogar, la escuela u otros sitios.

Características de los padres
Si bien es cierto, los padres deben ser personas fuertes de carácter, amorosos, cariñosos y estrictos, para poder mantener un equilibrio en la crianza de sus hijos. La mayoría de los padres de la actualidad son sobreprotectores, extremadamente cariñosos y no reaccionan al momento de ver un mal comportamiento de sus hijos, sino cuando ven que están fuera de control y debido a esto el niño o la niña no respeta el llamado de atención y continúa con el mal comportamiento.

También se caracterizan por ser personas con la gran necesidad de cumplir todos los deseos de sus hijos, por más absurdos o complicados que estos sean; lo que logra que el hijo piense que lo merece todo y cuando no obtiene lo que quiere inmediatamente, procede de mala manera para obtenerlo, como berrinches, histerias y golpes hacia los padres.

Estos padres también son personas que se dejan llevar por otros, es decir que permiten que otras personas como abuelos o tíos interfieran en la crianza, lo cual es contraproducente porque los niños no sabrán cuál de las autoridades es la válida y optará por no respetar a nadie.

Consecuencias
Cuando los hijos se crían en un ambiente sin autoridad, tienden a ser personas agresivas, inestables, ansiosas, impacientes y coléricas. Serán incapaces de adaptarse al medio sin tener conflictos con los demás y también serán débiles de carácter.

Al momento de tener hijos la única técnica que encontrarán para criarlos será a base de golpes, insultos y gritos y en otros casos serán iguales a como fueron sus padres con ellos.

Serán personas merecidas, irresponsables, desagradables para los demás y difícilmente podrán mantenerse en un empleo, debido a su inestabilidad.

A considerar
  • A los hijos se les debe establecer reglas desde que son pequeños
  • Es necesario que les quede claro quién manda y quién obedece
  • No es necesario recurrir a los golpes; la voz enérgica y los castigos son suficientes
  • Los hijos también tienen que acostumbrarse a la palabra no
  • No se debe cumplir la voluntad de los hijos cuando se comportan mal
  • Hay que tener en una mano el amor y en la otra la severidad
  • Las peleas en el hogar son una mala influencia
  • La ayuda sicológica no es una pérdida de tiempo, hay quienes sí la necesitan debido a su gran nivel de agresividad y desobediencia y también padres que la necesitan por su incapacidad de ejercer autoridad
  • Los hijos también pueden opinar sin ser juzgados o no tomados en cuenta
  • La sobreprotección los hace inseguros de sí mismos

No hay que olvidarse que los hijos son el reflejo de los padres y si los padres fallan, los hijos también fallarán.