Robótica para Niños en Arequipa: Cultivar el pensamiento creativo desde niño para no morirse de mayor

miércoles, 30 de mayo de 2012

Cultivar el pensamiento creativo desde niño para no morirse de mayor


Facebook, iPod o Coca-cola nacieron de una idea. Pero también un taller 'cool' de papiroflexia como Minimun, situado en pleno centro de Madrid; una pequeña pastelería llamada La Dulcería que ha exportado los famosos 'cup cakes' británicos a una ciudad pequeña, o una empresa de aplicaciones para teléfonos móviles creada por un grupo de amigos, Glass-ic. Todos son ejemplos de la cultura de la idea. Ir a Harvard o Stanford o sacarse todo con matrículas hoy ya no es sinónimo de éxito. Algo debe cambiar.
Ser creativo es hacerse preguntas que nadie se ha hecho, ser creativo es discutir sobre las soluciones a un problema, ser creativo es tener curiosidad y pasión, ser creativo es vivir en constante búsqueda, ser flexible, conocer tus valores, darle la vuelta a las cosas, arriesgarse, salirse del sistema y dar un paso hacia adelante.

¿A quién le han enseñado todo eso? Probablemente a nadie, pero la cuestión es, ¿puede aprenderse? La respuesta es afirmativa y desde ya debes saber que existen decenas de herramientas para desarrollarlo. Nuria Pérez Paredes es la fundadora de Creativity Hospital, una empresa creada por y para la estimulación del pensamiento creativo en el sector educativo y empresarial.

Un cambio en el sistema educativo

Steve Jobs decía que estamos educando hoy para trabajos que aún no existen, por lo que quizás debemos ir más allá y plantearnos un reto educativo mayor, "que está muy alejado de si el bachillerato deben ser dos o tres años", afirma Nuria.

"Nosotros partimos de que el sistema educativo tiene que cambiar en la base, en la ideología tanto aquí como en América. He estado involucrada en el proyecto 'Stop Stealing Dreams' de Seth Godin, que es una persona muy influyente dentro del 'marketing' y que este año ha sacado un manifiesto de educación del que me he encargado de traducirlo y de difundir la idea", cuenta Nuria.

Este manifiesto dice que el sistema educativo se construyó en la edad industrial para formar obreros, lo cual era muy acertado porque creaba niños obedientes que sabían lo que era cumplir un horario, escuchar a un jefe... "Estaba fenomenal y nos funcionó muy bien porque era lo que necesitábamos crear, pero ahora no necesitamos eso, necesitamos todo lo contrario: gente capaz de levantar la mano, de llevar la contraria, capaces de decir que tu opinión no es la mejor, y lo cierto es que ya existen los medios para eso", añade la directora de Creativity Hospital.

De todo este cambio educativo hablará como conferenciante en el encuentro TEDxPlazaCibeles que se celebrará el próximo sábado 2 de junio en Madrid.

Trabajo en colegios

Dentro del sector educativo Nuria Pérez y su equipo acuden tanto a colegios como a familias para ofrecer formación en pensamiento creativo.

"Ofrecemos a los coles una relación global: damos charlas a los padres a principio y a final de curso para explicarles lo que es el pensamiento creativo porque piensan que es simplemente pintar, por ejemplo. Les explicamos la importancia de que sus hijos aprendan a tener ideas y a pensar de manera distinta. Luego formamos a los profesores para que puedan implementar la técnica a lo largo del curso".

Con niños de 6 a 12 años Creativity Hospital trabaja especialmente la comunicación, y busca que no tengan miedo a expresar sus ideas, a escuchar a los demás, a ser críticos y a explorar alternativas. Aprenden técnicas como el 'zooming', el 'lateral thinking' o el 'panel of voices' de forma divertida.

A partir de 12 años principalmente la técnica utilizada es el 'personal branding' para que analicen cuales son sus puntos fuertes, qué puede aportar de diferente cada uno o qué es lo que verdaderamente les apasiona. También se incide en diversas técnicas creativas para la elaboración de ideas.

La obsesión de Nuria es que "los niños hoy no aprenden talentos, no saben lo que valen, ni para lo que están aquí y acaban escogiendo carreras porque es lo que hay, porque es lo que hizo papá o porque es lo que está ahí al lado". "Deben buscar su nicho de mercado porque si no tienes tu nicho de mercado estás muerto", afirma.

"Vienen a mi casa para jugar y pensar"

Niños tímidos, con habilidades especiales, también los que no muestran interés por nada (o sólo por las videoconsolas) o los que están muy estimulados. Todos ellos pueden desarrollar el pensamiento creativo desde la familia en un proceso que dura tres meses.

Consiste en introducir la creatividad en las tareas cotidianas, alimentar su curiosidad o crear un ambiente dinámico en las tareas domésticas. Para ello los padres, cómo es lógico, son fundamentales.

Primero un profesional de Creativity Hospital habla a solas con los padres en una sesión en la que discuten prioridades, objetivos, hablan sobre el niño y sobre los beneficios de la cultura de la idea. El siguiente paso es una sesión de juego con el niño para descubrir cómo se comunican, sus preferencias, sus habilidades...

Finalmente le enseñan a los padres una serie de técnicas adecuadas ('dream journals', 'cajas de piropos', 'mistery weekends'...) para estimular a su hijo dependiendo del análisis previo. Los niños, por supuesto, son y deben ser parte activa.

"Tenemos diferentes herramientas, pero no todas valen para todos. Las que mejor funcionan son aquellas en las que tú ya sabes el canal de comunicación que utiliza un niño, pero para eso tienes que pasar al menos dos horas jugando con él", afirma Nuria.

"Para las familias tenemos una especie de baúl de herramientas que funcionan normalmente bien, como por ejemplo, la 'caja de piropos'".

¿En qué consiste? "No se suele hacer hincapié en los piropos y los niños tienden a acordarse mucho de lo malo que se les ha dicho, sin embargo, si alguien les dice algo bueno enseguida se les olvida. Por eso, les hacemos escribir todo lo bueno en unos papeles que van juntando en una caja que les viene muy bien en momentos de soledad, de celos, de aburrimiento...", describe. "Todas nuestras herramientas son aparentemente muy simples, pero muy potentes".

"Sal del sistema y triunfarás"

¿Cómo extrapolar todo esto al futuro o quizás a la situación drámatica actual? Steve Jobs es un ejemplo del triunfador del siglo XXI, y siempre hablaba de que "las personas más creativas son las que hacen muchas cosas y son capaces de conectarlas entre sí". Justo esto es lo que defiende Creativity Hospital.

Para aquellos que hayan dejado ya el colegio, que la caja de piropos ya quede desfasada y que necesiten un consejo distinto al que suele escucharse, Nuria Pérez les diría que no intenten desesperadamente entrar en el sistema, que busquen un sistema alternativo. "Lo ideal es que en vez de buscar un futuro establecido se buscase una idea. Es la idea la que vale hoy en día. En vez de pasar dos horas mirando un periódico e intentado entrar en un sistema, al que van a entrar mil personas, lo mejor es que esa persona dedique ese tiempo a tener una idea nueva".

Vía: noticias.lainformacion.com
Imagen: pollitoingles.com