Robótica para Niños en Arequipa: Los beneficios de comer en familia

martes, 15 de mayo de 2012

Los beneficios de comer en familia


Compartir la mesa con nuestros hijos es un hábito saludable que no hay que dejar de lado: afianza la comunicación, refuerza los buenos modales y ayuda a prevenir posibles trastornos alimenticios.

El ritmo de vida actual nos lleva a hacer las tareas diarias de un modo vertiginoso y automatizado, y por la falta de tiempo (¿te suena familiar la sensación de que las 24 horas del día no alcanzan?), hay ciertos ritos familiares que solemos posponer o dejar de lado. Compartir la mesa durante el desayuno, almuerzo o cena es uno de ellos; a menudo los integrantes de la familia tienen horarios diferentes y ritmos disímiles, pero es de vital importancia tratar de rescatar este momento de comunicación.

Los beneficios de comer familia son muchos:

Mejora la armonía y los vínculos familiares

Esta es la consecuencia más directa y obvia, ya que durante el almuerzo o cena, los integrantes de la familia hablan sobre lo que han hecho durante el día, lo que harán al día siguiente, y cómo se sienten al respecto. Es recomendable que en el comedor (o donde sea que coman) no haya nada que los distraiga: chau tele y compu. Si lo prefieren, una linda musiquita de fondo es ideal para relajarse y hablar sin ser interrumpidos.

Ayuda a un buen desarrollo cognitivo

Un estudio realizado por la Escuela de Ciencias de la Educación de la Universidad de Harvard, descubrió que los chicos que comían en familia tenían un vocabulario mayor. Incluso, la revista Journal of Child Language publicó que por cada dos mil palabras nuevas que adquiere un niño en la edad preescolar, la mitad son escuchadas por primera vez en la mesa familiar y apenas 64 son por parte de la lectura, informa el sitio vidayfamilia. También está comprobado que compartir la mesa en familia aumenta la capacidad comunicación.

Menos posibilidad de tener depresión, problemas alimenticios y con drogas

Un artículo publicado en el Journal of the American Dietetic Association, estableció los efectos psicológicos y sociales positivos de comer habitualmente en familia durante la adolescencia, dejando claro que esto puede prevenir las conductas depresivas. Los jóvenes que comen en familia sobrellevan mejor las tensiones y el estrés logrando ser menos propensos a tener problemas de drogas o desórdenes alimenticios.

Inculca buenos modales en los chicos

Los niños copian e imitan todo lo que hacen sus padres. Precisamente por esto es tan importante que los adultos sean un ejemplo de comportamiento en la mesa. Si los padres son educados en la mesa, lo más probable es que los niños copien estas buenas actitudes.

Fomenta la alimentación saludable

Un estudio realizado por la Universidad de Minnesota reveló que a través de este tipo de convivencias se logra que las personas obtengan un buen hábito al comer, procurando consumir alimentos saludables y dejando a un lado la comida de bajo aporte nutricional. Al fomentar la buena alimentación, comer en familia también ayuda a prevenir desórdenes alimenticios como la obesidad o la anorexia.

Vía: ahguapas.infonews.com