Robótica en Arequipa - Grupo Educativa: Niños Superdotados, Altas Capacidades y Grandes Problemas

jueves, 24 de mayo de 2012

Niños Superdotados, Altas Capacidades y Grandes Problemas


Tienen un coeficiente intelectual por encima del 130, pero en el currículum de los niños superdotados no hay sólo buenas notas, también un elevado fracaso escolar, rebeldía, desmotivación y frustración

Se considera un superdotado a los niños con un Coeficiente Intelectual superior a 130, según la Organización Mundial de la Salud (OMS),  esto supone un 2 por ciento de la población. Sin embargo, tener más capacidades que el resto de los compañeros no se lo pone fácil a estos pequeños.

Desmotivación, aburrimiento, frustración, desinterés, rebeldía... los motivos por los que aproximadamente la mitad de niños superdotados o talentosos tienen un bajo rendimiento académico, incluso fracaso escolar, son muchos y variados.

Y es que tener una inteligencia superior a la media no es sinónimo de triunfar en el colegio, la universidad o el trabajo. Si no se detecta a tiempo su superdotación y se atiende sus necesidades, su inteligencia puede provocarles mucha incomprensión y sufrimiento.

Los niños con altas capacidades suelen poseer una curiosidad casi ilimitada, son un pozo sin fondo de preguntas, a las que pronto los padres no saben dar respuesta, por lo que suelen recurrir a enciclopedias, libros, clases particulares y cursos, pero a veces esto no es suficiente.

En el colegio la situación no es mejor. El profesorado no suele estar preparado para identificar esta cualidad intelectual y no saben potenciar sus capacidades. En clase el niño puede sentirse marginado, ya que acaba sus problemas antes que el resto de la clase, suele saberse todas las respuestas y pronto deja de levantar la mano para contestar las preguntas del docente para no ser tachado de "empollón".

Sin estimulación ni desafíos que afrontar, pronto pierde el interés por lo que le enseñan, se aburre en clase, ya que las enseñanzas no se ajustan a su nivel de aprendizaje, y el desánimo hace su aparición. Esta falta de estímulo puede ser entendida por el profesor como falta de interés, ignorancia o rebeldía y así el bajo rendimiento e incluso los suspensos no tardan en ser la consecuencia.

¿Es mi hijo un superdotado?

Aunque algunos padres puedan sospechar de las altas capacidades de sus hijos, no es hasta los cuatro años cuando se les puede diagnosticar con pruebas objetivas llevadas a cabo por profesionales.

Desde pequeños se intuyen sus capacidades de un bebé superdotado, que muestra gran precocidad en el aprendizaje e interacción con su entorno. Responden a los estímulos antes que el resto y comienza a hablar antes y con un vocabulario más extenso que la media.

A pesar de todo, hay que diferenciar, entre niños curiosos, espabilados o con talento en algunas áreas, con la superdotación.

A medida que crece demuestra un gran interés por aprender y suelen agotar la paciencia de los padres y después la de los profesores con preguntas y más preguntas.

Tantas virtudes como defectos

Se superdotado supone muchas ventajas pero también lleva asociado algunos problemas que la familia debe tener en cuenta. Así, aunque estos niños aprenden con gran facilidad y rapidez, también es cierto que suelen aburrirse, ya que odian la monotonía y las repeticiones inútiles.

Suelen tener gran capacidad verbal, pero también dificultad para escuchar a los demás y pueden llegar a ser aburridos para el resto de niños que los suelen tachar de "raros".

Tienen mucha actividad y enorme curiosidad, pero pueden frustrarse con facilidad. Además suelen adquirir demasiadas responsabilidades y son excesivamente perfeccionistas.

A nivel social, se sienten "diferentes" y eso puede en algunos casos aislarles del resto de niños.

Qué pueden hacer los padres

La labor de la familia es muy importante, no sólo para estimular y ayudar al niño superdotado a desarrollar todas sus capacidades, sino también para fortalecer su autoestima y evitar que sienta sus cualidades como algo negativo que les diferencia del resto de niños. Esto puede ser especialmente complicado en la adolescencia, una etapa en la que todos los niños buscan la aceptación de la gente de su edad y formar parte del grupo

Los padres deben aprovechar todo el potencial de sus hijos, pero sin presionarle ni imponerle metas demasiado elevadas. Basta con atender su incansable necesidad de saber más, tener paciencia con sus preguntas y ofrecerle ayuda para que busquen las respuestas que necesitan.

Respecto a su relación con hermanos, familia y amigos, no se le debe comparar, ni provocar rivalidades. Además, es aconsejable enseñarle disciplina y poner límites a sus conductas, igual que se debe hacer con cualquier niño. Ser un superdotado no puede ser una justificación para comportamientos que no sean apropiados.

Actualmente en la escuela se permite a los niños la adaptación curricular y la "aceleración", es decir, estudiar en cursos con niños más mayores, ajustando el currículum a su edad intelectual y no a la física. Tener una mente "brillante" no es suficiente para salir adelante sin ayuda. Aunque los niños superdotados tengan capacidades excepcionales, necesitan apoyo académico y social.

No hay que olvidar que la adaptación además de académica tiene que ser social, por lo que es bueno que se siga relacionando con niños de su edad.

Además, es aconsejable que pueda conocer a niños de sus mismas característica, a través de asociaciones de niños superdotados, de forma que pueda compartir intereses e ilusiones sin que se le considere raro.

Niños pequeños con grandes capacidades

Los superdotados suelen caracterizarse porque:
  • Aprenden muy rápido y tienen una excelente memoria para lo que les interesa
  • Empiezan a leer muy pronto, con poca o ninguna ayuda
  • Son muy curiosos y hacen preguntas constantemente
  • Tienen muchos intereses y muy variados
  • Son muy independientes y no les gusta someterse a la autoridad
  • Dedican más energía para resolver un problema concreto o a una actividad específica que cualquier otra persona.
  • Son muy perseverantes
  • Suelen ser personas originales, ingeniosas, y poco corrientes.
  • Algunos son muy creativos y disfrutan inventando nuevos caminos y formas de realizar las cosas

Vía: padresonones.es
Imagen: nspt4kids.com