GRUPO EDUCATIVA - Robótica y Programación: ¿Por qué desobedecen nuestros hijos?

martes, 22 de mayo de 2012

¿Por qué desobedecen nuestros hijos?


“Mi hijo no me hace caso”.  “Siempre me lleva la contraria”. “No sé qué hacer para que obedezca”. Seguro que muchos padres y madres nos sentimos muy identificados con estas frases. Algunas de ellas las hemos pronunciado nosotros mismos en más de una ocasión y, en la mayoría de estas veces, se ha apoderado de nosotros un sentimiento de frustración e impotencia.

A menudo nos sentimos mal ante este tipo de situaciones y nos preguntamos por qué desobedecen nuestros hijos. Cuál es el motivo por el que no conseguimos que nuestros hijos sean capaces de seguir o de cumplir unas normas concretas.

Ante todo no debemos desesperarnos. Aunque lo ideal es empezar con la educación de nuestros hijos prácticamente desde el mismo momento en el que nacen, aún estamos a tiempo para conseguir cambiar algunas de sus actitudes y lograr que sean capaces de obedecer sencillas normas.

Qué hacer si nuestros hijos no obedecen

Una de las primeras cosas que podemos hacer para lograr que nuestros hijos nos obedezcan es estar completamente seguros de que es capaz de hacer aquello que le pedimos. Tener claro que lo que estamos solicitándole al niño está dentro de sus posibilidades.

Debemos procurar darle instrucciones simples, con pocas palabras y que sean del todo comprensibles para él.  Uno de los métodos que podemos utilizar para saber que ha entendido lo que le estamos pidiendo es hacérselo repetir en voz alta.

Tenemos que procurar utilizar un tono de voz agradable cada vez que pidamos a nuestros hijos que hagan algo. Esta práctica funciona aún mejor si somos capaces de ponernos a la altura de nuestro hijo, mirarlo a los ojos, asegurarnos de que él también nos mira y pedirle aquello que queremos que haga. Es importante que evitemos las órdenes ya que este tono de voz suele provocar en los niños reacciones totalmente opuestas a las que pretendemos.

No debemos darle al niño demasiadas instrucciones al mismo tiempo.  Es mucho mejor que esperemos a que termine de obedecer una orden antes de sugerirle otra. Es recomendable que seamos capaces de explicarle a nuestro hijo las razones de aquello que le estamos pidiendo que haga.

Entender la desobediencia de los hijos

Para poder comprender por qué desobedecen nuestros hijos debemos de observarlos en cada momento. Procurar estar atentos a sus reacciones para ver qué es lo que provoca esa reacción tan negativa ante algo que le estamos pidiendo que haga o que intente cumplir.

En algunas ocasiones nuestros hijos desobedecen porque no escuchan lo que le estamos pidiendo y está distraído haciendo otra cosa. En estas ocasiones, los padres debemos de ser capaces de diferenciar entre esta situación y la de cuando nos ignora a propósito.

No entender lo que le estamos pidiendo, estar acostumbrado a que hagamos las cosas por él, o que el niño sepa que le vamos a pedir las cosas muchas veces antes de que las haga pueden ser otro de los motivos por los que nuestros hijos nos desobedezcan.

Vía: padresyhijos.com
Imagen: vivelastereo.com